Home / Economí­a / 2018, el año de los blancos golpes en Chile

2018, el año de los blancos golpes en Chile

2018, el año de los blancos golpes en Chile

Por Vicente Painel Seguel
Co-gestor de Consultora Pertinencia

Siguiendo de manera lúdica la condensación que trabaja Bourdieu y Bernstein, elaboradas como Capital Cultural, Capital Social, Capital Económico, y Capital Político, quiero señalar la hipótesis de que han ocurrido a lo menos dos intentos de golpe con neta notoriedad en lo Cultural y en lo Político, pero con cierta verificación en lo social y en lo económico, más con todavía expresión y desarrollo en la arena política, inclusive.

Empezaré de manera narrativa las manifestaciones económicas y sociales de estas asonadas, luego separaré en puntos lo Cultural y lo Político de este discurrir golpista, a saber: En lo económico la denuncia y la judicialización de las colusiones del año 2017; en particular del Confort, que vertió el traspaso del tratamiento del tema del área civil a lo penal; en efecto, esto no fue leguleyada, ni sorpresiva la colusión en la historia económica de Chile. En gran medida la colusión, es un sino en los constantes ciclos de oligopolización chilena que se van sucediendo en torno a la renta transnacionalizada de la factura primario-exportadora que deja la tasa impositiva -Estado- en el país. Por ende, ¿por qué tanta novedad? La información se cuela con una clara intensión: Debilitar a los principales accionistas de las grandes empresas, pues estos grandes señores, eran un tapón para dos fuerzas en disputa, los reformistas adherentes a la cuarta revolución industrial (migración, pertinencia, computarización, robótica, innovación, liberalismo, pragmatismo) y otra fuerza reaccionaria (militarismo, “santiaguinismo”, burocracia, tradicionalismo); el punto de acuerdo fue pasar estas cuestiones, antaño consideradas faltas administrativas, a delito; todo bajo sentencia soft en que lo más que destacó son las clases de Ética, pero que llevó a renovación de las imágenes corporativas, ligándolas performaticamente a la cuarta revolución industrial.

En lo Social, la irrupción del neofeminismo puso el “Cuidado” como objeto Ético y fuente de legimtidad como el “Me too” o “No es No”; operando de manera multilateral, por un lado roza conservadurismo neto al unir la cuestión afectiva con la sexual de manera vinculante y totalizar la sororidad, cuasi reproductiva exclusivamente; además de activar cierto marianismo en que la mujer es víctima receptora per sé. Empero, lo notable es que la performance estética del movimiento activó un ánimo reaccionario en la sociedad al punto de que nadie fue capaz de presentar una acusación de terrorismo a la banda fascista “Movimiento Social Patriótico” que acuchilló a manifestantes: todo lo contrario, la unión entre neopentecostalismo y neofascismo a lo Bolsonaro, pareció cuajarse vitalmente en Chile. La disputa entre libertades y aprisionamientos culturales sigue abierta y es difícil pronosticar su decantamiento, dado el alto índice de trastornos mentales y medicamentalización de la sociedad chilena. La crisis bioposicosocial e implositiva social hace que muchos comportamientos se cometan sin conciencia colectiva, esto no es solo el hiperendeudamiento o la naturalización del sistema de pensiones, sino también el hacinamiento y el absurdo de mayor tiempo de desplazamiento al trabajo que el tiempo trabajo mismo; obviamente la ansiedad generalizada por solo tocar un botón de muestra, puede sustituir el debate público.

Cultura

…Al Papa Francisco le mintieron, le taparon el contenido revolucionario de sus discursos con agitación de los abusos sexuales antes, durante y después de su visita a Chile; empero aquello fue posible porque los sectores conservadores y derechistas de la iglesia chilena provocaron y expusieron al Papa a ser un agente encubridor. El Papa se negó y decidió cortar la disidencia de raíz descabezando la curia chilensis; la posibilidad de derrotar el golpe blanco será factible cuando su ejercicio deconstructivo orgánico logre develar las sistemáticas violaciones a los derechos humanos en el Sename, tal como la iglesia lo logró en Dictadura, y reinstale el tema de la tierra tal cual como la Reforma Agraria en los años 60s, el discurso de Juan Pablo Segundo en el Wallmapu y sobre todo del Papa Francisco recientemente. Por supuesto que esto afecta la cultura, porque la formación chilena -verificar en Educación, sector particular subvencionado, vid DUOC, y vid Universidades- es católica, no obstante la emergencia sostenida y exponencial del protestantismo. El super-yo en pocas palabras sigue siendo católico…

Política

El pinochetismo está intentando tomarse el gobierno de Sebastián Piñera; cual mano negra el asesinato de Camilo Catrillanca y la brutal represión que cada tanto se ensaya, lo que hace es poner a Carabineros como fuerza de choque y o carne de cañon del poder militar frente al poder civil. Sebastián Piñera ha respondido una y otra vez sacando generales, pero el arte del sacrificio es dominado por los estrategas, y el pinochetismo es dado al estudio de la estrategia. La oposición extraordinariamente confundida considera que es bueno agudizar las contradicciones y que el pinochetismo tome el gobierno para volver en gloria y majestad cual triunfo de el NO; otro polo de la “oposición” decide apoyar al liberal-pragmatismo y evitar así que el pinochetismo repita el Bolsonarazo.

Sebastián Piñera, solo podrá derrotar a quienes el año 1992, cuando la crisis de los televisores, pincharon su teléfono, y el año 1993 raptaron a su hijo; haciendo cambios políticos y de políticas sustanciales. De políticos, debe cambiar a su primo de ministro del interior y cambiar el Ministerio trasladando la seguridad pública a Justicia. Y de política poniendo todos los huevos, a lo Flores, en la innovación. Nada hace presagiar que Sebastián Piñera acometa este rumbo; por lo cual el triunfo del pinochetimo es una posibilidad cierta…

About admin

Te puede Interesar

A propósito del lanzamiento del libro “Ensayos crí­ticos para…la contemporaneidad liquida”

Por Vicente Painel Seguel Tuve el alto honor de comentar el reciente libro del Dr. …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *