Home / Ambiente / Cambio climático con 8.000.000.000 de personas

Cambio climático con 8.000.000.000 de personas

Con una población mundial que se acerca a los 8.000 millones de humanos, el crecimiento demográfico de las naciones es desafortunadamente ignorado en gran medida por los gobiernos cada vez que se considera el cambio climático.

Por ejemplo, los líderes gubernamentales en la 26 Conferencia de las Partes (COP26) sobre cambio climático, celebrada en noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow, no abordaron la limitación de la demanda mundial de energía, agua, alimentos, vivienda, tierra, recursos, bienes materiales, maquinaria, transporte, etc., al reducir el crecimiento de sus respectivas poblaciones humanas.

En general, los funcionarios y sus asesores económicos no están preparados para reconocer que la estabilización y el decrecimiento de la población son esenciales para abordar el cambio climático.

Además, muchos países, incluidos Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Irán, Israel, Japón, Rusia y miembros de la Unión Europea (UE), continúan impulsando un mayor crecimiento de su población. China, por ejemplo, ha pasado de una política de un solo hijo a una política de tres para aumentar su población en más de 1400 millones.

Rusia ha adoptado una serie de políticas para aumentar su baja tasa de natalidad, incluido el programa de fondos de maternidad, el Día de la Procreación, la financiación estatal para las nuevas madres, los beneficios sociales para las familias con niños pequeños y las exenciones fiscales para las familias más numerosas.

Estados Unidos depende en gran medida de la inmigración, más de un millón de inmigrantes al año, para aumentar su población, que se prevé que alcance los 400 millones a mediados de siglo.

En lugar de la inmigración, la mayoría de los miembros de la UE tienen como objetivo aumentar su población aumentando los niveles de fertilidad por debajo de la sustitución.

La tendencia en muchas partes de Europa se refleja en el cartel alemán que dice: «Wir können unsere eigenen Babys machen, wir brauchen keine Ausländer» (“Podemos tener nuestros propios bebés, no necesitamos extranjeros”).

Hungría, en particular, se ha opuesto abiertamente a la inmigración y los extranjeros, y ha sido directo en sus políticas, programas e incentivos financieros destinados a ayudar a los húngaros a tener todos los hijos que desean.

Además, Irán adoptó recientemente un proyecto de ley que limita la esterilización, el aborto y la distribución gratuita de anticonceptivos en el sistema de atención de salud pública a menos que un embarazo amenace la salud de la mujer, todo con el objetivo de aumentar su tasa de natalidad y aumentar su población de 85 millones en decenas de millones en las próximas décadas.

E Israel promueve el crecimiento de la población judía y la expansión de los asentamientos como requisito previo para la seguridad y el desarrollo económico, y su población actual de 8,7 millones podría aumentar a 15 millones para 2050.

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, el crecimiento demográfico fue relativamente lento. El rápido crecimiento de la población mundial es bastante reciente, habiendo ocurrido principalmente durante la segunda mitad del siglo XX con tasas récord de crecimiento y aumento de la población.

La población mundial alcanzó los mil millones en 1804 aproximadamente, se duplicó a 2 mil millones en 1927, se duplicó nuevamente a 4 mil millones en 1974 y se duplicará nuevamente a 8 mil millones en 2023 (Imagen 1).


Imagen 1: Población Mundial 1804-2056 (mil millones). Fuente: División de Población de las Naciones Unidas

Se espera que la marca de los 10 mil millones de la población mundial se produzca hacia mediados de siglo, y gran parte del crecimiento tendrá lugar en los países menos desarrollados.

Por ejemplo, se prevé que la población actual de África de aproximadamente 1400 millones se duplique a 2800 millones en 2056. Cabe destacar que la población de Nigeria, que aumentó más de cinco veces en los últimos 70 años, se duplicará nuevamente, llegando a 423 millones hacia mediados de siglo y desplazando a Estados Unidos como la tercera población más grande del mundo.

Es hora de poner fin a la farsa y reconocer las desastrosas consecuencias que un mundo con 8 mil millones de seres humanos está teniendo sobre el cambio climático.

Por ejemplo, según el desempeño hasta la fecha de Brasil, China, Estados Unidos, India, Japón, Rusia y la UE, los siete principales emisores de gases de efecto invernadero que representan casi dos tercios de las emisiones globales y la mitad de la población del mundo, es poco probable que el mundo logre los objetivos necesarios para abordar el cambio climático ni responda de manera efectiva a la degradación ambiental y la pérdida de biodiversidad (Imagen 2).


Imagen 2: Porcentaje de las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 2018 por los 10 principales emisores. Fuente: Centro de Soluciones Climáticas y Energéticas

Las comparaciones per cápita de los principales países ofrecen información adicional sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Mientras que en 2018 el promedio mundial de toneladas de CO2 equivalente por persona era de aproximadamente 6, Estados Unidos y Rusia tenían los niveles más altos por persona de 19 y 18, respectivamente. Los niveles por persona para las poblaciones de multimillonarios plus del mundo, China e India, fueron considerablemente más bajos, alrededor de ocho y dos, respectivamente (Imagen 3).


Imagen 3: Toneladas de CO2 equivalente por persona para los principales países y el mundo, en 2018. Fuente: Centro de Soluciones Climáticas y Energéticas

También parece poco probable que el mundo logre el objetivo global adoptado por 196 partes en 2015 en el tratado internacional legalmente vinculante sobre el cambio climático, el Acuerdo de París, de limitar el calentamiento global a muy por debajo de 2,0 grados Celsius, preferiblemente a 1,5 grados, en comparación con niveles industriales anteriores. Además, para preservar un clima habitable en el planeta, la comunidad mundial de naciones probablemente no podrá reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero a cero para 2050.

Si bien se reconoce ampliamente que el cambio climático es una emergencia global, el sistema internacional de naciones no está haciendo frente a este desafío ni a los problemas globales relacionados debido a las ambiciones nacionales.

Para abordar de manera efectiva esta falla, algunos creen que se requiere una nueva cosmovisión de la política planetaria, y que la supervivencia de la biosfera sea designada como un objetivo internacional relevante para todas las naciones.

Sin embargo, pasar de la primacía de la soberanía nacional a un enfoque planetario parece poco probable en el corto plazo.

Una respuesta demográfica importante al cambio climático es la migración humana, tanto interna como internacional. Cada vez más, la gente está migrando para escapar de las desastrosas consecuencias del cambio climático, incluido el aumento del nivel del mar, las sequías prolongadas, el calor mortal, el aire contaminado, las inundaciones devastadoras, los incendios forestales y las tormentas violentas.

Es casi seguro que el planeta verá un aumento de 5 pies en el nivel del mar en las próximas décadas. Este aumento es especialmente amenazante para no menos de una docena de naciones insulares, incluidas Fiyi, Maldivas, Islas Marshall, Micronesia, Seychelles, Islas Salomón y Tuvalu. Además, para fines de la década, aproximadamente el 50 por ciento de la población mundial vivirá en zonas costeras expuestas a tormentas, tsunamis e inundaciones.

Además, la exposición al calor extremo, que se ha triplicado entre 1983 y 2016, ahora afecta aproximadamente a una cuarta parte de la población mundial. Las olas de calor más largas y calientes se han convertido en una característica habitual del cambio climático. Las comunidades de bajos ingresos, especialmente en los países en desarrollo, son las más vulnerables, ya que más de dos tercios de los hogares del mundo carecen de acceso a aire acondicionado.

Los gobiernos deberán decidir cuál es la mejor manera de abordar el desplazamiento de población inducido por el clima, que ya es una realidad para millones de personas en todo el mundo.

Durante las próximas décadas, se espera que decenas de millones de “migrantes climáticos” sean desplazados por calor extremo, sequías, aumento del nivel del mar u otros eventos climáticos severos dentro y entre países. Algunos piden un relator especial de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y cambio climático.

Otras respuestas demográficas esperadas al cambio climático son la reducción de la fecundidad y el aumento de la morbilidad y la mortalidad. El clima cálido, por ejemplo, puede empeorar la salud reproductiva y la salud materna, así como provocar tasas de natalidad más tardías y dañar la supervivencia infantil.

Además, el cambio climático se considera la mayor amenaza para la salud que enfrentan los 8 mil millones de seres humanos del mundo. Se espera que los cambios en el clima del planeta tengan graves consecuencias sobre los determinantes sociales, económicos y ambientales de la salud, incluidos el aire, el agua, los alimentos y la vivienda.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que entre 2030 y 2050 se espera que el cambio climático cause 250 000 muertes adicionales anualmente por desnutrición, malaria, diarrea y estrés por calor. Además, otros estiman que el calentamiento global podría provocar la muerte prematura de más de 80 millones de personas durante el resto del siglo.

Siempre que se discute, se escribe o se menciona el cambio climático, los gobiernos ya no pueden ignorar ni descartar el crecimiento demográfico de las naciones. Un planeta con 8000 millones de seres humanos que sigue creciendo debe ser abordado seriamente en las negociaciones sobre el cambio climático.

En resumen, la estabilización y el decrecimiento de las poblaciones humanas son esenciales para limitar las crecientes demandas demográficas creadas de energía, agua, alimentos, tierra, recursos, vivienda, calefacción/refrigeración, transporte, bienes materiales, etc., que son responsables por el cambio climático del planeta, la degradación ambiental y la pérdida de biodiversidad.

Fuente: IPS Noticias.net

About admin

Te puede Interesar

Un nuevo informe interactivo muestra la creciente hambruna en África

Los dirigentes de tres organismos regionales piden más medidas para la transformación de los sistemas …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.