Home / Columnas y Opinión / Elecciones 2017: La impolítica y su contemporaneidad en Chile

Elecciones 2017: La impolítica y su contemporaneidad en Chile

Por Por Vicente Painel Seguel
Gerente
Cooperativa de Ahorro y Crédito Endógena Mapuche Kume Mogen

Todos parecen dar como ganador a Sebastian Piñera, y si bien es posible, también es cierto que “el todos” es relativo a los medios de comunicación que generan opinión pública y no al revés, los medios se trasformaron en “fondos” hace rato, y los miedos siguen siendo uno de los resortes recurrentes en esta trama multidimensional.

No obstante, desde un punto de vista objetivo, si se me permite la palabra, Sebastián Piñera no sacará más votos de los con que fue elegido Presidente hace un lustro: 3.563.050. Curiosamente, Marta Lagos agotando su último cartucho de cientista política, da ganador a Piñera en primera vuelta. La mera constatación de elementos de realidad no solo dan por innecesario las conclusiones -eminente falacia como toda generalización-, al parecer además, el cientismo político chileno se tornó al pitonismo.

Mucho a su vez se ha insistido en la competencia por el cuarto lugar, de acá también hay componentes bastante objetivos para discrepar, a saber,:la derecha dura-dura, no saca menos del 8 por ciento del electorado, la votación del frente amplio en las primarias: 327613, es un numero bajo tomando a consideración que por ejemplo Tomas Hirsh en contexto de voto obligatorio, el año 2005 logro 375.048; la promedial votación de la DC (No saca menos del 10 por ciento), la caída en picada de Marco en cantidad de votos no se detendrá, sacará menos votos que la anterior…Así que no, sería partir de una base errónea el pensar que Beatriz Sanchez tiene asegurado el tercer lugar, el tercer lugar está claramente en disputa, el cuarto más parece ser un sedimento de esta disputa.

Quizás el factor que acusa temeridad de facturación e interpretación de las encuestas es que se piensa que la votación estará sobre el 45 por ciento de electorado. Discrepo, en primera vuelta, no votará mucho más gente que las pasadas municipales y eso está en torno al 38 por ciento del electorado, aquello por supuesto que afecta el resultado, favorece a las antipodas, Kast y Artes. Por supuesto que al extremo centro, la DC; es decisivo en un contexto de baja votación lo que hará el electorado DC, ¿votan por Goic o Piñera? Es una pregunta legitima.Tiendo a pensar que votaran por Goig para presionar y poder negociar en segunda vuelta, ergo es imposible que no haya segunda vuelta.

El que emerge como alto factor de probabilidad por sencillo descarte entonces, es quien no tiene votación previa; en efecto su trayectoria refleja muy nítido un fenómeno que si bien no es inédito, se vuelve sintomatologíco en la contemporaneidad, la Impolitica. Una política no hecha, contraria a la despolitización, pero realista, pragmática concibe a la política como una naturaleza encerrada en sí misma -capsula-. Frente a un avanzar sin tranzar o un avanzar en la medida de lo posible, esto más bien sería un “no se puede hacer más, pero es peor lo que nos pueden hacer los otros”. Siguiendo a Roberto Esposito, el episodio es pretérito y presente, más su manifiesto consciente parece redundar los avatares y silenciosos movimientos de la sociedad paradójica. …Nos referimos entonces a Guillier …, parece simbolizar la no intención de voto, un casi nihilismo moderado, una modorra política, un desinterés budista por la meta. La única votación de Guillier fue la que eligió como Senador, ni en votaciones gremiales alguna vez había participado, siempre fue un periodista, siempre claro, estuvo en los medios…, y quizás si Roberto Bañados hubiese sido el levantado, el fenómeno sería más espectacular inclusive. Pero bien, Guillier, no quería ser candidato presidencial del PR, pero lo fué hasta irse-les de sus margenes acostumbrados a negociar sus propios candidatos por puestos en el Estado; luego solo participaría si habían primarias, pero no las hubo y puso como condición juntar firmas como independiente, y ni el, ni los partidos juntaron las firmas, las firmas se juntaron solas… Extrañamente para los políticos tradicionales , Guillier, el anticandidato, sin plétora, y reconociendo torpezas políticas, logra atraer lenta pero sostenida-mente mucha simpatía. Las francas posibilidades de triunfo de lo que ha sido una anticampaña, de un anticandidato, dejan para pensar seriamente que significa la imposibilidad en el avizor de su futuro gobierno .

A la rápida y como sugerencia de hipótesis, creo que un eventual gobierno de Guillier será un segundo episodio del gobierno de la nueva mayoría, que partió estridente de retorica reformista para culminar adoptando ejes programáticos de liberalismo valórico y observante del conservadurismo económico, protector de los oligopolios rentistas. Guillier con su perfil moderado probablemente proseguirá con las reformas planteadas en el Congreso sin dramatizar sus restricciones, pero la patentizacion del fenómeno impolitico desplegado será el factor predominante: En Chile no manda el presidente. Paradojalmente los últimos que intentan salvar el presidencialismo, Salvador Allende por la vía revolucionaria del Poder popular, y Pinochet por la cobardía extrema de un capataz que intenta demostrar su superioridad por el cruel maltrato al ganado -Rodeo-; no logran salvarlo; en ese sentido, comparto la tesis del erudito Horacio Lira Teilleri: precisamente el que es derrotado por el conservadurismo decimononico es Diego Portales, no al revés. El presidencialismo chileno solo ha funcionado en coyunturas. ¿Quién manda en Chile?: La hacienda devenida en oligarquía primario exportador, las mismas familias, los mismos apellidos…

Precisamente el mejor re-prestante de la economía sucia, denominada así por el desastre ecológico que deja el extractivismo primario exportador rentista, es el especulador financiero Sebastián Piñera, quien destaca en su inteligencia, no obstante sus chascarros, digamos “un vivo de cuello y corbata”; es ampliamente representativo de no pocos sectores de la sociedad chilena educados en la llamada transición infinita que diseño la Concertación: lo aspiracional, el arribismo, consumismo, exitismo, son valores de una moral sucia de la cual beben demasiados. La Concertación, confundió la política con los negocios; Piñera, los negocios con la política, y eso parece un gesto mucho más admirable por muchos votantes que se tragaron la predica de que para salir de la pobreza se debe ser propietario y no proletario. Sin Educación Cívica muchos se creen ricos porque las tarjetas del retail les permite consumir por meses y hasta años, productos que sus precios sumados superan varias veces sus sueldos mensuales, la sociedad hiperendeudada hasta el paroxismo…

Más la realidad hipermoderna es cruda, triunfe Piñera o Guillier , el factotum de la política sucia o el de la impolitica; la gravedad del complejo social, es la Implosión Social de la cual Chile está mostrando hace algún tiempo mucho de sus síntomas. La implosión social es la sociedad “explotada” por y hacia dentro, ya no en contra algo o alguien: gobierno , iglesia, o sector social, sino contra si misma. Síntomas de implosion social: Aumento de suicidio (suicidio juvenil chileno), Alcoholismo contumaz, Drogadicción ilegal y legal (ansioliticos, estimulantes, antidepresivos, etc), trastornos mentales, obsesivos-compulsivos, ansiosos o depresivos generalizados en la población, multiplicación de sectas religiosas. Etc.

Fedor Dostoievsky decía: “El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos”, para que hablar de nuestras cárceles; más cuando se aprecia la Violación sistemática a los DDHH que han perpretado en Sename durante años, con cadena de mando hasta sus últimos peones: políticos, tribunales, asistentes sociales, psicólogos, abogados, profesores, médicos, etc, podemos asumir que nuestro grado de civilización ha caído en un abismo de una cloaca moral que no toca fondo…

Solo las agrupaciones civiles que retejan las confianzas humanas, la política en su sentido prístino y ético, puede salvar a la sociedad de los resultados de la oligopolización del desastre, que se esparce como la niebla, una pandemia biopsicosiclal.

Hoy más que nunca Solo la organización nos hará libres.

About admin

Te puede Interesar

Francisco, El Estado Vaticano y lo Geoestratégico…Comentarios en medio de la Frontera

Por Vicente Painel Seguel (*) Cuando hace un poco más de un año, alcaldes mapuche …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *