Home / Ambiente / La carrera hacia las cero emisiones y por qué el mundo depende de ella

La carrera hacia las cero emisiones y por qué el mundo depende de ella

Varios países han anunciado recientemente importantes compromisos para reducir significativamente sus emisiones de carbono, prometiendo llegar al “cero neto” en los próximos años. El término se está convirtiendo en un grito de guerra mundial, frecuentemente citado como un paso necesario para combatir con éxito el cambio climático y la devastación que está causando.

¿Qué es el cero neto y por qué es importante?

En pocas palabras, el cero neto significa que no estamos agregando nuevas emisiones a la atmósfera. Las emisiones continuarán, pero se equilibrarán absorbiendo una cantidad equivalente de la atmósfera.

Prácticamente todos los países se han adherido al Acuerdo de París sobre cambio climático, que exige mantener la temperatura global en 1,5 ° C por encima de los niveles de la era preindustrial. Sin embargo, si continuamos bombeando las emisiones que causan el cambio climático, las temperaturas seguirán aumentando mucho más allá de 1,5, a niveles que amenazan la vida y los medios de subsistencia de las personas en todas partes.

Esta es la razón por la que un número creciente de países se está comprometiendo a lograr la neutralidad de carbono, o emisiones “netas cero” en las próximas décadas. Es una gran tarea que requiere acciones ambiciosas a partir de ahora.

El cero neto es el objetivo para 2050 . Pero los países también deben demostrar cómo llegarán allí. Los esfuerzos para alcanzar esa meta deben complementarse con medidas de adaptación y resiliencia, y la movilización de financiamiento en el sector de desarrollo sostenbile para los países en desarrollo.

Entonces, ¿cómo puede el mundo avanzar hacia el cero neto?

La buena noticia es que la tecnología para llegar al cero neto existe y es asequible.

Un elemento clave es impulsar las economías con energía limpia, reemplazando el carbón contaminante, y las centrales eléctricas de gas y petróleo, con fuentes de energía renovables, como los parques eólicos o solares. Esto reduciría drásticamente las emisiones de carbono. Además, la energía renovable ahora no solo es más limpia, sino que a menudo es más barata que los combustibles fósiles.

Un cambio total al transporte eléctrico, impulsado por energía renovable, también jugaría un papel muy importante en la reducción de emisiones, con la ventaja adicional de reducir drásticamente la contaminación del aire en las principales ciudades del mundo. Los vehículos eléctricos se están volviendo rápidamente más baratos y eficientes, y muchos países, incluidos los comprometidos con el cero neto, han propuesto planes para eliminar gradualmente la venta de automóviles propulsados ​​por combustibles fósiles.

Otras emisiones nocivas provienen de la agricultura (el ganado produce niveles significativos de metano, un gas de efecto invernadero). Estos podrían reducirse drásticamente si comemos menos carne y más alimentos de origen vegetal. Una vez más, las señales son prometedoras, como la creciente popularidad de las “carnes de origen vegetal” que ahora se venden en las principales cadenas internacionales de comida rápida.

¿Qué pasará con las emisiones restantes?

Reducir las emisiones es sumamente importante. Para llegar al cero neto, también necesitamos encontrar formas de eliminar el carbono de la atmósfera. Aquí nuevamente, las soluciones están a la mano. Los más importantes existen en la naturaleza desde hace miles de años.

Estas soluciones basadas en la naturaleza incluyen bosques, turberas, manglares, suelo e incluso bosques subterráneos de algas, que son todos muy eficientes para absorber carbono. Es por eso que se están realizando enormes esfuerzos en todo el mundo para salvar bosques, plantar árboles y rehabilitar áreas de turba y manglares, así como para mejorar las técnicas agrícolas.

¿Quién es responsable de llegar al cero neto?

Todos somos responsables como individuos, en términos de cambiar nuestros hábitos y vivir de una manera que sea más sostenible y que haga menos daño al planeta, haciendo el tipo de cambios de estilo de vida que se destacan en la campaña Act Now de la ONU.

El sector privado también necesita participar y lo está haciendo a través del Pacto Mundial de la ONU, que ayuda a las empresas a alinearse con los objetivos ambientales y sociales de la ONU.

Sin embargo, está claro que la principal fuerza impulsora del cambio serán los gobiernos nacionales, por ejemplo, a través de la redacción de la legislación y los reglamentos necesarios para reducir las emisiones.

Muchos gobiernos ahora están avanzando en la dirección correcta. A principios de 2021, los países que representan más del 65% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono y más del 70% de la economía mundial habrán asumido compromisos ambiciosos con la neutralidad del carbono.

La Unión Europea, Japón y la República de Corea, junto con más de 110 países más, se han comprometido a neutralizar el carbono para 2050; China dice que lo hará antes de 2060.

¿Son estos compromisos algo más que declaraciones políticas?

Estos compromisos son señales importantes de buenas intenciones para alcanzar el objetivo, pero deben estar respaldados por una acción rápida y ambiciosa. Un paso importante es proporcionar planes de acción detallados en las contribuciones o NDC determinadas a nivel nacional. Estas contribuciones definen objetivos y acciones para reducir las emisiones en los próximos 5 a 10 años. Son fundamentales para orientar las inversiones adecuadas y atraer suficiente financiación.

Hasta ahora, 186 partes del Acuerdo de París han desarrollado NDC. Este año, se espera que presenten planes nuevos o actualizados que demuestren una mayor ambición y acción.

¿Es realista el cero neto?

¡Si! Especialmente si todos los países, ciudades, instituciones financieras y empresas adoptan planes realistas para hacer la transición a cero emisiones netas para 2050.

La recuperación de la pandemia de COVID-19 podría ser un punto de inflexión importante y positivo. Cuando entren en vigor los paquetes de estímulo económico, habrá una oportunidad real para promover inversiones en energías renovables, edificios inteligentes, transporte público y ecológico, y una amplia gama de otras intervenciones que ayudarán a frenar el cambio climático.

Pero no todos los países están en la misma posición para lograr cambios, ¿verdad?

Eso es absolutamente cierto. Los principales emisores, como los países del G20, que generan el 80% de las emisiones de carbono, en particular, necesitan aumentar significativamente sus niveles actuales de compromiso y acción.

Además, hay que tener en cuenta que se necesitan esfuerzos mucho mayores para desarrollar la resiliencia en los países vulnerables y para las personas más vulnerables; ellos hacen lo mínimo para causar cambio climático, pero soportan los peores impactos. Sin embargo, las acciones de resiliencia y adaptación no obtienen la financiación que necesitan.

Incluso mientras persiguen el cero neto, los países desarrollados deben cumplir su compromiso de proporcionar 100.000 millones de dólares al año para mitigación, adaptación y resiliencia en los países en desarrollo.

Algunos datos sobre el cambio climático:

• La tierra está ahora un 1,1° centígrados más caliente de lo que estaba al comienzo de la revolución industrial. No estamos en camino de cumplir los objetivos acordados en el Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático, que estipulaba mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de 2° centígrados o en 1,5 ° por encima de los niveles preindustriales
• 2010-2019 es la década más cálida registrada. Con el camino actual de las emisiones de dióxido de carbono, se espera que la temperatura global aumente de 3 a 5 grados Celsius para finales de siglo

• Para evitar el peor calentamiento (aumento por encimar del 1,5 ° C), el mundo tendrá que reducir la producción de combustibles fósiles en aproximadamente un 6% anual entre 2020 y 2030. En cambio, los países están planificando y proyectando un aumento anual promedio del 2%

• La acción climática no destruye el presupuesto ni la economía: de hecho, el cambio a una economía verde generará empleos. Podría generar una ganancia económica directa de 26 billones de dólares estadounidenses hasta 2030 en comparación con la situación habitual. Y es probable que esta sea una estimación conservadora

Fuente: Centro de Noticias ONU

About admin

Te puede Interesar

Foro Social Mundial 2021: Buscando una síntesis de sus luchas, causas e ideas

De Australia a Hawái una Marcha virtual de 24 horas inauguró el Foro Social Mundial …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *